Secuestros en India

Hoy estaba sentado leyendo en la oficina tranquilamente, cuando un compañero indio se vuelve y me empieza a contar una historia que empezaba algo así como: “En India arrestaron una banda. Primero secuestraban a la gente,…” Yo estaba seguro que, como en Latinoamérica pasa de todo, lo siguiente que iba a decir era “luego llamaban a la familia y pedían plata” o “los mataban para sacarles los órganos.” Disculpas por lo tétrico, pero sabemos que pasa.

Bueno, la siguiente frase no fue ninguna de esas. No fue ninguna frase que me esperara: “…y a las personas las alimentaban bien, con buena comida, y luego le sacaban la sangre para venderla.”

La misma cara de sorpresa que probablemente usted mismo está haciendo en este momento fue la que tuve yo. ¿Secuestrar a alguien para sacarle sangre? Evidentemente eso no es algo irreversible como matar a la gente, pero es algo que me parece muy repulsivo. Tal vez me parece tan espantoso precisamente por esa condición de que es algo reversible. No te matamos, pero hacemos plata con tu cuerpo. Luego te soltamos y todos bien. Hasta te damos comida rica. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar los seres humanos por la avaricia? Lo que me preocuparía sería que esto llegara a oídos no de una banda de un pueblo pequeño en un país subdesarrollado, sino de algún dictador o grupo terrorista bastante organizado. ¿Por qué no secuestrar a muchísima gente, montar una “fábrica de sangre” y con ayuda de sobornos ayudar a exportarla a otros países. Incluso la vendemos más barata, para ayudar.

Estoy desconcertado.  La noticia aquí.

Anuncios