Es muy fácil ver el vaso medio lleno cuando fue uno mismo quien se tomó la otra mitad.