About last night

Southpark sacó un episodio nuevo 23 horas después del resultado.  En él se incluyen partes de los discursos de Obama y McCain del martes.

Obviamente el episodio no dependía del resultado (probablemente tenían el episodio hecho en dos versiones con las variantes del caso, o tal vez predijeron el resultado y se quedaron con la versión del triunfo de Obama).  Lo que me sorprendió muchísimo fue que pudieran incluir a tiempo las referencias del martes, un trabajo impresionante considerando que para series animadas como Los Simpsons un episodio puede durar seis meses en producción.  Esto se debe en gran parte al proceso de animación sencillo, pero generalmente los episodios tardan unos 5 días en completarse.  Esto debe ser todo un record. 😛

Como siempre, muy gracioso y muy crítico, incluso burlándose del Presidente Electo puesto en un pedestal en EEUU y alrededor del mundo (me incluyo en el grupo que lo ubica allí).

Acá se puede ver el episodio, y aquí un resumen.

Anuncios

OBAMA

Es duro vivir en un país por varios años y llegar a involucrarse en algo en lo que uno no puede tener poder de decisión.  He vivido la campaña presidencial con igual o más entusiasmo que las pasadas campañas en Costa Rica.  Siento que esta elección nos afecta a todos:  no hay duda que EEUU lidera la gran mayoría de las discusiones diplomáticas a nivel internacional y lo que haga o deje de hacer el gobierno de este país afecta en gran medida el resultado de las discusiones (por ejemplo, el protocolo de Kyoto).

He escuchado críticas (o más bien leído) acerca de la emoción inusual de los medios estadounidenses y extranjeros ante el resultado.  ¿Hay alguna duda que la elección es histórica?  ¿Que apenas estamos a unas horas de un evento que ha cambiado el rumbo de la política en el país más rico del planeta?  Ayer estaba a punto de acostarme y en ciertos momentos me embargaba la incredulidad.  Después de varios minutos de emoción caí en un lapso en que asimilar la noticia me costó mucho.  Me fui a dormir sin resolver el asunto, pero lo que me causaba incredulidad estaba siempre en mi mente: Estados Unidos eligió con una mayoría muy sólida (especialmente en votos electorales) a un negro.  UN NEGRO.  Este país donde aún hay personas que quieren matar a otro por el color de su piel.  En donde la segregación por este mismo motivo se acabó en el papel hace décadas, pero en el que en la práctica hay mucho camino que recorrer en términos de posibilidades de educación y equidad laboral.  Un negro.  En un país donde aún viven hijos de esclavos.  En donde pasan cosas increíbles como estas.

Aparte del componente del color de la piel, está más que documentado el impulso poderosísimo que le dio el uso de la tecnología a la campaña de Obama.  Mensajes de texto recordando votar, solicitando voluntarios, formas muy fáciles para donar dinero, una base de datos muy avanzada, etc.  Me sorprendió que al meter mi dirección en la página de Obama, no solamente me decía dónde me tocaría votar (si pudiera hacerlo), sino que también me daba unos 7 nombres de vecinos que podría llamar para alentarlos a votar (nombre completo y números de teléfono).  Este tipo de cosas explican cómo Obama logró dar una lucha nacional llevándose en varios casos estados que tradicionalmente eran republicanos, y en los que no se daba ninguna lucha importante.

¿El momento más emocionante? La cuenta regresiva a las 11:00 pm para que cerrara la costa oeste.  Justo cuando el reloj marcó la hora, Wolf Blitzer confirma a Barack Obama como Presidente.

Muchísima alegría, espero que esta noticia traiga cosas muy positivas para este país y de paso para el mundo en general.

PD:  aparentemente, el matrimonio gay será prohibido en California.  Mal, mal.

Falta poco

Falta muy poco para las elecciones en EEUU.  Al igual que muchos, he seguido de cerca la campaña de Obama y estoy convencido de que sería un excelente Presidente, indiscutiblemente mejor que el que está ahora en la Casa Blanca.

Tengo un poco de miedo.  Las encuestas le dan un margen muy positivo a Obama.  Con sus ataques, McCain está perdiendo mucho terreno, alguna gente se está pasando de bando y otra está cayendo nuevamente en la indecisión, aumentando la lucha por ese voto marginal que más de una vez ha decidido una elección.   Contando los votos electorales de acuerdo con las encuestas en cada estado y las proyecciones necesarias donde no necesariamente hay encuestas, Obama se encuentra muy cerca de pasar con firmeza el umbral de los 270 votos electorales.

¿Por qué el miedo?  Dos razones:  creo que el llamado “efecto Bradley” podría jugarle una mala pasada al Partido Demócrata.   En varias ocasiones, las encuestas no logran reflejar la intención de voto, en particular cuando uno de los contrincantes es negro.   Recientemente no han habido ejemplos contundentes como lo fue en el pasado (en el caso del aspirante a alcalde que le da el nombre al fenómeno), pero habrá que ver si a los votantes en este país en el que el racismo ha sido un problema grande a lo largo de su historia no les tiembla la mano por votar sin importar el color de la piel.

El otro miedo es el tono violento que está tomando en ciertos puntos.  ¿Mátenlo?  ¿No confío en él porque es árabe?  Primero, no es árabe.  Segundo, ¿eso es relevante?  Tercero, McCain responde:  “no, señora, él es un hombre decente de familia, etc.”  Ojalá que su intención fuera refutar la afirmación de que no se puede confiar en él, y no refutar que no puede ser que sea árabe porque es un hombre decente.