Falta poco

Falta muy poco para las elecciones en EEUU.  Al igual que muchos, he seguido de cerca la campaña de Obama y estoy convencido de que sería un excelente Presidente, indiscutiblemente mejor que el que está ahora en la Casa Blanca.

Tengo un poco de miedo.  Las encuestas le dan un margen muy positivo a Obama.  Con sus ataques, McCain está perdiendo mucho terreno, alguna gente se está pasando de bando y otra está cayendo nuevamente en la indecisión, aumentando la lucha por ese voto marginal que más de una vez ha decidido una elección.   Contando los votos electorales de acuerdo con las encuestas en cada estado y las proyecciones necesarias donde no necesariamente hay encuestas, Obama se encuentra muy cerca de pasar con firmeza el umbral de los 270 votos electorales.

¿Por qué el miedo?  Dos razones:  creo que el llamado “efecto Bradley” podría jugarle una mala pasada al Partido Demócrata.   En varias ocasiones, las encuestas no logran reflejar la intención de voto, en particular cuando uno de los contrincantes es negro.   Recientemente no han habido ejemplos contundentes como lo fue en el pasado (en el caso del aspirante a alcalde que le da el nombre al fenómeno), pero habrá que ver si a los votantes en este país en el que el racismo ha sido un problema grande a lo largo de su historia no les tiembla la mano por votar sin importar el color de la piel.

El otro miedo es el tono violento que está tomando en ciertos puntos.  ¿Mátenlo?  ¿No confío en él porque es árabe?  Primero, no es árabe.  Segundo, ¿eso es relevante?  Tercero, McCain responde:  “no, señora, él es un hombre decente de familia, etc.”  Ojalá que su intención fuera refutar la afirmación de que no se puede confiar en él, y no refutar que no puede ser que sea árabe porque es un hombre decente.

Anuncios

That one VS McCain

Las historias de la vida de cada persona pueden darnos una buena idea de cómo se comportaría ante retos enormes, como el ser presidente de los EEUU.

Acá hay una y acá la otra.

“Esta es la madre de todas las tormentas.”

El alcalde de Nueva Orleans Ray Nagin le indicó con estas palabras a los habitantes de su ciudad el peligro inminente del huracán Gustav.  En cuanto empecé a escuchar que Gustav se dirige hacia Louisiana, recordé una portada de hace exáctamente un año de la Time:  “Es patético.”

Dos años después de que Katrina golpeó la costa estadounidense, poco o nada se había hecho.  La misma fragilidad de la infraestructura que ocasionó la tragedia en primer lugar es la que prevalece a pesar de todas las voces de alarma.  Décadas de malos trabajos, corrupción y desentendimiento por las autoridades le pasaron la factura a la ciudad con un huracán de categoría 3 (Mitch llegó a categoría 5 en su momento de mayor fuerza).  Gustav es también categoría 3 (puede que llegue a 4), va directo a Nueva Orleans.

En EEUU, el gobierno está bastante asustado, y con mucha razón.  Los republicanos redujeron en gran parte el programa de su convención que inicia el lunes, dejando en firme solaamente las cosas estrictamente necesarias.  Me atrevo a decir que si hay pérdidas significativas (humanas o materiales), el costo político para el Partido Republicano será tan grande que no cabría la menor duda de quién será el próximo Presidente (si a esto también le sumamos la selección para Vicepresidente por parte de McCain).  Creo que debido al temor de la población y la adecuada evacuación que se está realizando en estos momentos las pérdidas humanas serán mínimas, pero realmente no me extrañaría (con toda la tristeza del mundo) que Nueva Orleans quede sumergida otra vez entre aguas, indiferencia e ineptitud.

Casi un mes después

Billary anunciaría que se retira de la campaña interna del Partido Demócrata el viernes.

El 19 de mayo apareció la siguiente portada de la revista TIME.   Bueno, en realidad no el 19 de mayo.  Estos artículos se escriben casi dos semanas antes.  De hecho, el link del artículo indica como fecha de publicación el 8 de mayo.  La revista le llegó a la mayoría de suscriptores el 10 de mayo.  Haciendo cuentas la gente tuvo acceso a la misma 25 días antes de que presumiblemente doña Hillary nos haga su gran anuncio.

Casi un mes más de campaña.  ¿Acaso no sabíamos para ese entonces el resultado final?  Un mes de recursos en tiempo y dinero en una desgastante carrera.  Un mes más de las mismas noticias acerca de las mismas personas diciendo exactamente lo mismo.

Parece que la estrategia ahora es presionar al máximo por una vicepresidencia.  ¿Es estrategicamente conveniente?  Probablemente sí, pero ojalá que la campaña de Obama no de el brazo a torcer y siga haciendo ese tipo de política que cautivó al electorado estadounidense este año.

¡Felicidades al ganador!

Se vio en SNL:

O sea, Saturday Night Live. Los videos se pueden ver en los vínculos. No lo traduzco porque inevitablemente le quitaría la gracia.

TINA FEY: Maybe what bothers me the most is that people say that Hillary is a bitch. Let me say something about that: Yeah, she is. So am I and so is this one. [Points to Amy Poehler]

AMY POEHLER: Yeah, deal with it.

TINA FEY: You know what, bitches get stuff done. That’s why Catholic schools use nuns as teachers and not priests. Those nuns are mean old clams and they sleep on cots and they’re allowed to hit you. And at the end of the school year you hated those bitches but you knew the capital of Vermont. So, I’m saying it’s not too late Texas and Ohio, bitch is the new black!

Tres semanas después:

TRACY MORGAN: Three weeks ago, my girl, Tina Fey, she came on the show and she declared that bitch was the new black. And you know I love you, Tina, you know you are my girl. But I have something to say. Bitch may be the new black, but black is the new president, bitch!

JAJAJAJAJAJAJA
¡Grande Obama!

Los que inspiran

Hay gente que inspira a hacer cosas.  Hay gente que nos deja una impresión enorme cuando las escuchamos hablar.  Hoy escuché a uno de esos.  Más videos en la barra a la derecha.

“Bear Stearns is fine”

Las acciones de Bear Stearns pasaron de unos $80 a $2 en pocos días.  El efecto de la crisis se siente cada vez más sobre nombres que son grandes en Wall Street.   Sin embargo, el propósito de este comentario no es discutir la crisis de esta empresa, ni siquiera los problemas en la economía estadounidense en este momento.

El propósito es comentar lo que probablemente será motivo de burlas, chistes (tal vez hasta alguien que pierda la cabeza) por una “recomendación de experto.”  Jim Cramer es un presentador de televisión en CNBC.  Bastante explosivo el tipo, algo controversial a lo largo de su carrera.  El punto es que en Estados Unidos muchísima gente invierte en bolsa como forma de ahorro con altos rendimientos.   Abunda la información financiera y abundan programas en los que “expertos” como él recomiendan a las personas qué comprar y qué no comprar.

Supondríamos que una persona que debe ganar millones por su programa debe tener fuentes de información bastante buenas, corroborando que las recomendaciones que de sean las más apropiadas y jamás poner en riesgo el dinero de sus fieles televidentes.  En realidad, aunque no fuera así, hay una alta probabilidad de que nunca sea descubierto nunca.  Si es buen comentarista, agradable a los oídos gringos y no hay ningún problema grave, nada pasa.  Eso fue hasta que ocurrió que fue público que Bear Stearns estaba en graves problemas, y JP Morgan finalmente lo compraría a $2 la acción.

El cuento es que el 10 de marzo empezaron rumores de que el banco tenía problemas de liquidez debido a la crisis del mercado inmobiliario estadounidense.  Se negaron los rumores, pero muy pocos días después ocurrieron los eventos ya mencionados.  Pues este tipo sale el 11 de marzo en su programa recomendando COMPRAR acciones de Bear Stearns.   ¡COMPRAR!  Me puedo imaginar a los viejitos tomando la sopa, pensando en que el señor que tiene un programa muy famoso debe estar en lo correcto y llamando a su corredor temprano en la mañana del 12 de marzo.   Es incomprensible.  Es casi imposible que alguien con ese perfil no tuviera al menos alguna señal que le indicara que de verdad existía algún problema.  En todo caso, nada le hubiera costado quedarse callado tres  días más.  El 14 de marzo salió AP anunciando que a Bear Stearns lo iba a ayudar la Fed y JP Morgan.  Aún y cuando pensara que todo estaba bien, ¿a quién se le ocurre recomendar comprar?

A veces cuando veo las noticias en Costa Rica siento una tristeza de que la calidad del periodismo televisivo está disminuyendo obscenamente.  Es un ¿consuelo? saber que no estamos solos en esto.

PD:  resulta que este tipo tiene un tour de universidades, “Back to school.”  ¿Adivinen cuál es la primera universidad que visitará esta temporada?   Prometo comentar más en detalle cuando venga.