Malpais vs. Malpaís

Tanto se está hablando del disco nuevo de Malpaís que me puse a escuchar un disco viejo para quemar fiebre.  ¿Cuál fue mi sorpresa cuando iTunes me ofrece un disco del grupo llamado “Luka is Leaving New York”?

Por un momento (un segundo y medio) pensé que era un producto que se estaba sacando para el mercado gringo, una recopilación de los temas que más pegarían entre los blanquitos quemaditos de camisa hawaiiana con margarita en la mano.  Alguna estrategia de mercadeo, pues…  ¿Pero por qué ese nombre para el disco?

malpais

Resulta que hay otra banda de Omaha Nebraska llamada Malpais.  Dicen los tipos en su página:

Malpais – formed in 2007 by Greg Loftis upon returning to Omaha from stints in many different places and countries. His zest for exploring had brought him to Central America and he heard of a beach called Malpais. Recalling “Brave New World” he traveled to the beautiful place that inspired the ironic name. He returned to his Midwestern home, and with the help of Phil Reno (guitars), Dave & Luke Backhaus (bass/keys), and Scott Evans (drums) – the band was born.

Hubiera estado bonito que si el tal Greg fue a Costa Rica, que se hubiera interesado un poquito e investigara que ya había un grupo llamado así en el mismo país que estaba visitando.  Tal vez no le importaba, pero en fin,  ¡que iTunes no los confunda!  Escuché la música de los nuevos por unos 30 segundos y me quedo con los originales.

He escuchado de muchísimas bandas gringas que han tomado nombres en español, pero es la primera vez que alguna de ellas toma un nombre que me resulta más que familiar.  Me queda la duda de si Malpaís (el de verdad) tendrá el nombre registrado en EEUU, estaría interesante conocer las posibles implicaciones del caso.

Diría Fidel “No conozco Malpaís, con títulos en inglés

Anuncios

El Satánico Pop Tour

Tomada de Flickr, usuario mikey1soul

Tomada de Flickr, usuario mikey1soul

“It’s a Latin concert” le respondió un revendedor a un gringo que preguntó por qué la fila. Yo me quejé en silencio de lo cajonero, del estereotipo de esta respuesta. Recordando ese momento la verdad le doy la razón al tipo. No hay otra forma de describirlo, porque mucho de la identidad latinoamericana estuvo representada en esas pocas horas que duró la fiesta.

Desde que Los Fabulosos Cadillacs anunciaron su reunión el año pasado afiné mi olfato virtual. Cada cierto tiempo revisaba la página del tour, no iba a dejar pasar esta oportunidad. Nueva York, Washington o quizás Philadelphia tendrían que ser mis opciones. Algunos meses pasaron hasta ese 28 de enero en que por primera vez salió alguna novedad: 5 de Abril, Hammerstein Ballroom, NYC. El segundo lugar más cercano era Chicago, unas 8 horas de viaje por lo que quedó descartado inmediatamente. Desde que me enteré hasta el momento que compré las entradas, quizás unos 50 minutos pasaron. Todo se confabuló maravillosamente para poder ir, un día antes no hubiera podido, un día después tampoco.

La expectativa terminó en la tarde de ese domingo. En ese teatro, muy cerca del Madison Square Garden, una chiva rumbera con “El Genio del Dub” a todo volumen, una fila enorme e insultos que se escriben con ñ, todo comenzó. La fila, más o menos ordenada, entrando más o menos a la hora, con más o menos sed, con más y más emoción. Creo que no hace falta comentar en este punto el grado de mi fanatismo por LFC…

El lugar era más o menos pequeño, imagínense un Teatro Nacional sin sillas en la luneta. El escenario sencillo, un fondo blanco con varios sets de luces pero ninguna luz encendida. Al cabo del buen rato que tardó la entrada de la gente, se oyó una pequeña introducción como de película de detectives de los setentas, mucho grito, los músicos a su lugar, y… CAOS (pero del bueno, del sabroso)

Si la introducción de “El León” levanta ánimos oyéndo la grabación, mucho más lo hace en un teatro cerrado lleno con miles de latinos de todas las nacionalidades posibles, después de muchos muchos años sin poder oírlos en vivo, después de que pensamos que la banda no iba más. Más aún, ver a Sergio Rotman nuevamente tocando ese saxofón, bailando y animando al público después de aún muchísimos más años de no estar con el grupo. Fue el que más interactuó con el público, quizás opacando a ratos al mismo Vicentico con su actitud casi eufórica.

El concierto fue un recorrido bastante amplio por toda la historia musical del grupo. Algunos temas que llevaba tiempo sin escuchar fueron enormes y agradables sorpresas. Clásicos como “El Aguijón,” “Quinto Centenario,” “Carnaval Toda la Vida,” “Gitana” y una muy pesada y excelentísima “Saco Azul” sonaron por allí. Era imposible que faltaran “Matador” y “Mal Bicho,” esta última con una versión más tradicional, desilusionándome un poco de escuchar la “Soulbacho Version” de su último disco.

Para mi gusto, muy sesgado hacia los ritmos latinos, el punto altísimo de la noche fue la interpretación más que esperada de “Padre Nuestro.” Ya cerca de la mitad del concierto vi desaparecer al baterista. ¿Un receso? No, doble percusión latina. Un tun tucu tun, tun tucu tun digno del mejor swing criollo empezó a quemarle los pies a todo el continente que allí estaba representado hasta que el teclado confirmó lo que ya todos sabíamos. Vicentico y Rotman le indicaban a la gente cómo tenían que alzar los brazos y allí fallecí y resucité varias veces. Me pregunto si esta versión era una respuesta a la funesta versión que Simba Musical hizo de “Siguiendo la luna,” pero aunque no lo sea, lo cierto es que ellos demuestran como alguien grande puede dar medio giro por 5 minutos y olvidarse de todo lo que conlleva ser “una estrella de rock” para tocar cumbia de la más pura y, eso sí, hacerlo con estilo.

Me sorprendió enormemente Flavio. Verlo tocar era como ver un video de los años 80’s, casi que lo podía ver con los colores un poco distorsionados. Su más que evidente pérdida de peso hace que se mueva por el escenario como si estuviera en sus 20’s. La vestimenta quizá ayudaba a esta percepcion.

Acá las canciones que logré anotar. Quizás hay más, quizás me inventé una. Al final tocaron algo más, mejor no pregunto para no llorar en caso de que hayan tocado “Nosotros Egoístas,” pero era tarde y al día siguiente había que volver a la realidad muy temprano y muy lejos. “Cielito yo te pido otra oportunidad” – de ver lo que ví. No pueden faltar a este concierto cuando ocurra en Costa Rica, quedan más que advertidos.

  1. El león
  2. Mi novia se cayó en un pozo ciego
  3. Carmela
  4. Estoy harto de verte con otros
  5. Genio del Dub, con Radio Kriminal incluida (gracias Dios).
  6. Wake up and make love with me
  7. Hoy
  8. El Aguijón
  9. Paquito
  10. Padre Nuestro
  11. Saco Azul
  12. Siguiendo la Luna
  13. Condenaditos
  14. Demasiada Presión
  15. Quinto Centenario
  16. La Luz del Ritmo
  17. Calaveras y Diablitos
  18. Gitana
  19. Carnaval Toda la Vida
  20. Mal Bicho
  21. El Satánico Dr. Cadillac

Y como no era suficiente

  • Basta de llamarme así
  • Vasos Vaciós
  • Vos sabés
  • Matador

PD: acá una reseña del disco nuevo, y acá las fotos del usuario de flickr del cuál tomé la foto de más arriba.

Un spam

Soy muy averso a reenviar correos y recibir cadenas, pero esto que recibí está genial, por eso lo publico.  Carezco de una fuente oficial, pero aparentemente es de un restaurante en Cartago, y las fotos las envió una persona llamada José Daniel, alumno de un familiar.

Más que por el simple humor, mi intención es cuestionarme si las personas que publican el menú lo harán por reírse, o por pura ignorancia.  Creo que si se usó un diccionario de internet, probablemente fue el peor que exista.  Tal vez algún gringo que sabe buen español hizo las traducciones con el fin de reírse.  La cosa es que ya quiero ir por una Average Hamburger y acompañarla con una It Crowns, o quizás una Gassy.

Qué clase de capitán

Ese dicho de “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” me asusta cada vez más cuando leo el periódico.   Son contadas las ocasiones en las que una noticia del gobierno me saca un poquito de ese orgullo que nunca tardo en mostrar cada vez que se habla de Costa Rica.
Estoy molesto, una vez más.  Ahora resulta que un Ministro otorgó concesiones mineras a sus familiares.  ¿Por qué es que no podemos tener un poco más de alegrías con nuestros gobiernos?  Reconozco que durante esta administración se han hecho cosas buenas como el avance en obras de infraestructura, la labor mucho más decidida y pronta del MEP, por mencionar un par.  Sin embargo, mi aversión hacia este gobierno es bastante fuerte, y no son pocos los hechos que han motivado ese sentir.  Mi molestia más grande (y quizás lo que hace que otras cosas me molesten aún más) es con respecto a la actitud cínica, desinformada, y extrañamente resentida del Presidente y su hermano ante cosas que muchos costarricenses sentimos como calamidades, y reclamamos como tales.
Por más que quisiera, es obvio que Arias no va a irse a ningún lado, probablemente eso sería contraproducente para el ambiente político en el país.  Quedó electo (por los métodos que fuere), y a lo hecho, pecho.  Lamento, eso sí, que sobre el presidente no se tiene mucho control como lo hay en otros sistemas menos presidencialistas, pero lamento aún más la actitud con la que han encarado durante los últimos años la función pública.  En lo personal, esa actitud la siento totalmente irrespetuosa hacia la población.  A cualquier disidente de las posiciones oficiales que lo manifieste se le acusa de ser un desestabilizador, anti-institucional, irresponsable y malcriado que no quiere el progreso del país.   El dedo acusador ha estado presente en la campaña del referendum sobre el TLC, Crucitas, Cerutti, Cinchona, concesiones mineras, por decir unos cuantos.  No se debe, no se puede estar en contra.   Expresar un parecer distinto parece ser una provocación, un ataque directo a los funcionarios, casi que un intento de golpe de estado, algo totalmente antipatriota.
Ningún gobernante está exento de cometer errores, no hay ninguna duda que durante una gestión se cometerán.  El problema con esta administración es que nunca hemos observado que bajen la cabeza y reconozcan los errores.  Basta ver el apoyo (apología cuasi-beatificación) que le ofrecieron tanto del Ejecutivo como los diputados oficialistas y demás compinches a Clara Zomer.  Claro, resulta que los pobres necesitan de ella.  No podemos (realmente, no podemos) olvidar el memorándum escrito por Kevin Casas y Fernando Sánchez.  El resultado de tan malintencionado texto no fue el que se podría esperar en otros contextos menos intoxicados con cinismo, el diputado sigue con su trabajo en la Asamblea Legislativa.  Ahora resulta que el gobierno nombra a Álvaro Ramos como asesor de la Ministra de Seguridad, quizás para guiarla en los asuntos más básicos relativos a su gestión.  ¿Quizás era necesario que alguien le hiciera ver que su “percepción” no era más que una distorsión?  ¿Acaso no sería más eficaz, y por supuesto muchísimo más barato, nombrarlo a él como ministro?  Dudo mucho que alguien extrañe su labor, su nombramiento fue un error de enorme magnitud.
Sueño con que un día el titular de los diarios sea “Arias: hemos cometido una equivocación y de esta manera lo vamos a enmendar.”  Es un sueño, porque ni el Presidente ni su hermano cometen errores.  A veces me imagino que por las noches se sirven un whiskey y sentados alrededor de una mesa pasan un buen rato riéndose de lo ignorantes que somos todos los demás.

¿Recorte presupuestario?

El día de ayer se dieron un par de publicaciones en blogs. En primer término, Sergio Pacheco se manifiesta totalmente opuesto al recorte presupuestario para las universidades públicas que se anunció el día de ayer. Luego, en los comentarios y en su propio blog Eric JMS expresa que es válida la reducción.

Primero quiero ubicar al lector en cuanto a mis posiciones:   estudié en la UCR y soy un ferviente defensor de esta y las demás instituciones públicas.  Creo que el aporte que hacen al país es incalculable y, en mi caso particular, prácticamente puedo decir que todos los costarricenses me regalaron la educación que tengo.  También difiero muchísimas veces de las políticas que ha impulsado este gobierno y el Presidente ciertamente no es de mis personas favoritas.

Con respecto al anuncio, aunque generalmente no concuerdo en nada con los planteamientos de Eric, acá ocurre algo curioso en términos  de los cálculos que me llevan a estar de acuerdo con el fondo de lo que dice.   Si uno ve en términos de colones, efectivamente el presupuesto que va hacia las universidades se está reduciendo.  Si se ve en términos de la fracción del PIB (que es efectivamente lo que se negocia), no hay ningún cambio, se mantiene igual.   Cualquier decisión que hubiera tomado el Ejecutivo tendría una gran repercusión.  La que tomó, reducir el monto en colones y mantener el porcentaje del PIB que aporta, afecta el presupuesto que tenían las universidades previsto para este año.  Si hubiera decidido no variar el monto en colones, hubiera aumentado significativamente el monto porcentual sobre el PIB,  poco más de un 0,03%.

¿Por qué no?  Yo me pregunto lo mismo, nunca está de más invertir más en educación superior.  Ya quisiera yo que más gente que quiere y tiene capacidad de entrar a las universidades públicas lo pudiera hacer.  Me parece fantástico que subsidiemos la educación superior, los beneficios de largo plazo son incalculables.  El problema es que, como en todo, los recursos son limitados.  Si aumentamos lo que le damos al FEES, le quitamos a otras cosas.  Podríamos quitarle a las cenas de Cerutti y a la DIS, eso sería fenomenal, pero esa discusión se debe dar cuando se negocia el FEES, no se debe dar cada vez que la economía está mal (y en todo caso, no se hasta donde darían esas “partidas” como para poder mantener el presupuesto actual).  Precisamente la negociación se hace para que las universidades puedan negociar y tener seguridad en cuanto al aporte que recibirá durante los siguientes años.

Ahora bien, cuando en los comentarios publicados en La foto salió movida se da una discusión acerca de “los números del BCCR” con cierto sarcasmo acerca de esos cálculos.  ¿Son una movida política?  ¿Dijo Arias:  “reduzcamos el PIB para darles menos plata a los de las U’s que tanto me detestan”?  Por más mala intención que tuviera, dudo mucho que algún presidente quisiera meter la política en el BCCR, particularmente de esa manera.   Cualquier mandatario lo que querría sería que crezcamos más, no menos.   También, los números que se hablan del BCCR no son del presupuesto del BCCR (por lo tanto es irrelevante si gana o no con el MONEX o lo que sea), sino de la estimación que hace del PIB.  La estimación de crecimiento del PIB del 2009 era 4.9%, ahora es 2.2% por razones más que obvias (construcción, exportaciones, etc.)  Cuando el PIB se reduce, eso significa que menos plata entra como impuestos porque las empresas venden menos, importan menos, etc… Menos plata para el gobierno significa que hay menos plata para todo:  para cosas extremadamente relevantes como la educación, la salud y demás, y menos plata para otras que no son tan relevantes.

Un punto final muy importante es que dudo muchísimo que el aporte de este año comparado con el del año anterior sea menor.  Dice la noticia:  “Las universidades han recibido un aumento gradual de estos recursos, pues en el año 2005 la contribución era del 0,87% del PIB, pero para este año es del 1,05%.”  Eso significa, si los cálculos no me fallan, que desde el 2005 el FEES ha aumentado 0,045%, más de lo que se le está reduciendo en términos de colones el monto de este año.

Me molesta mucho que vaya menos plata a las universidades, pero la situación es apremiante y no creo que se les esté dejando en una posición mala con respecto al año anterior.  En todo caso, estarían en una posición parecida, si no es que un poco mejor.

¿Cara de qué nos ven?

Tropix II lleva a Costa Rica, con el patrocinio de Pepsi, un espectáculo llamado “Le Grand Cirque.”  No les basta con utilizar una frase claramente cuestionable, “La próxima generación del Cirque du Soleil,” sino que en la página del evento en Facebook indican:

“Cirque Soleil on Latin American Tour”

Mis puntos:

  1. No estafen a la gente.  Es un espectáculo que puede ser bueno, pero no deben usar la fama de Cirque du Soleil para tratar de ganar más dinero.  Eso está mal, eso es un engaño.
  2. Si su objetivo es ese, engañar, al menos usen el nombre correcto.  No es “Cirque Soleil,” cualquier persona sabe el nombre correcto.
  3. “Es el nombre del Cirque Soleil para Latinoamerica.”  Si se van a inventar algo, inventen algo realista… ¿A quién se le ocurre que una marca con tanta presencia va a cambiar su nombre para nuestro mercado?

Acá la evidencia, en caso de que se la vuelen.untitled

PD: El Fusil acaba de publicar sobre el asunto.

“Yo soy Obama”

El día de ayer se publicó en el portal de “El Pregón” un artículo escrito por Ottón Solís.   El autor hace un recuento del traspaso de poderes en Washington desde su posición de espectador.  Tanto él como su esposa fueron invitados a la actividad, en compañía del diputado Francisco Molina.  Todo bien por ahí.

Al final del documento se presenta un archivo anexo.  Todo mal por ahí.

La primera página presenta como título “Un lugar de privilegio para los líderes del cambio.”  De primera entrada Ottón es el líder del cambio.  ¿Por eso es que sus adeptos dentro de su partido no quieren una convención?  ¿Es que uno lidera un cambio al formar un nuevo partido, pero una vez ahí, no hay nada que cambiar porque todo es perfecto y bueno?  ¿Y si es tan líder, por qué el miedo a una convención?  Si la gente quiere cambio, y él es el líder, ¡ganará sin ninguna duda!  ¿Qué mejor que reafirmar ese liderazgo en votaciones abiertas?

Hay mucho por discutir sobre esto, ya periodistas como Vilma Ibarra y Cristian Cambronero han comentado acerca de los beneficios de una convención que muchos esperamos ocurra por primera vez en un partido que, a mi criterio, se encuentra ante la posibilidad de renovarse y crecer, o desaparecer como una fuerza importante en las próximas elecciones.

No quiero desviarme, ya que ese no es el tema de esta entrada para el blog.  La inquietud que quisiera generar es ¿qué está haciendo este documento en ese medio?  No es más que propaganda (y muy mala por cierto).  No contribuye nada al artículo del autor, más allá de algunas fotografías que son de carácter personal de Ottón Solís y su familia.  ¿Quién es el autor de dicho documento?  Mi sospecha es que es el mismo Solís, no creo que ningún periodista de dicho medio publique un documento tan mal hecho y con tantas alabanzas hacia el PAC y hacia el Sr. Solís.  Si es alguien del PAC o algún ayudante de Solís, estamos en las mismas, porque se está presentando como un documento adjunto a su artículo.  El que él no haya tecleado las palabras ni incluido las fotografías que él mismo facilitó, la responsabilidad de dicho documento es suya, de nadie más.  No obstante, los comentarios se presentan como escritos por una tercera persona como queriendo pasar por algo objetivo, como para quitarse el tiro:

“El líder fundador del PAC recibió la
invitación formal de Congresistas del
Partido Demócrata para asistir al
evento.”

“Obama representa tiempos de cambio en la política.
El mismo cambio que el PAC lidera en Costa Rica.”

Como último punto quisiera destacar que considero de pésimo gusto aprovecharse de la popularidad y el poder que ha obtenido Barack Obama en su ascenso hasta la Presidencia de los EEUU para enviar un mensaje propio.  Ahora resulta que todos los candidatos son “el cambio” que necesita el país.  Pronto veremos la publicidad con “Sí podemos,”  “Esperanza” y demás.  Si dos personas se parecen en ideales y actitud que los hacen líderes ideales de un país, no es responsabilidad de la misma persona el hacerlo notar.  Es responsabilidad de nosotros, los votantes, de darnos cuenta de ello y reconocerles con votos y ayudar con trabajo al proyecto que impulsen.

“Una invitación que demuestra
respeto y una muy alta estima y
expectativa sobre el papel del PAC
en la ruta del cambio que promete
encabezar el Presidente Obama.”

Más que intentar figurar y tratar por todos los medios de ser asociado con una personalidad famosa en extremo, ojalá que los candidatos demuestren su liderazgo trabajando por partidos y un país más democráticos, con política de altura.  Lamentablemente el panorama no pinta bien, pero no perdamos la esperanza.