El imperio

Una de esas clásicas películas que nos clavan durante semana santa en Teletica y Repretel es la famosísima Ben Hur.  Hasta la aparición de Titanic (guácala), nunca una película había ganado 11 premios de la academia, y ambas solamente han sido igualadas por El Retorno del Rey (éxito).  Nunca me imaginé que me resultara placentero ver una típica “película de semana santa” (a pesar de que soy católico, detesto esa procesión televisiva, el olor a incienzo y algunas otras cosas), pero la lejanía de la tierra de las empanaditas de chiverre hace que uno extrañe hasta cosas a las que antes huía. Gracias a mi esposa por la fantástica iniciativa.

Realmente hay que ver la película. El cine ha evolucionado mucho, pero es clara la enorme producción que llevó y los temas que toca son igual de importantes hoy que hace casi cincuenta años. Hay similitudes tan evidentes entre el discurso de los romanos en la película con el ranchero tejano que gobierna EEUU, pero queda la tarea de verla.  No me lo esperaba, pero la recomiendo.

Imagen de Wikipedia.org

Imagen de Wikipedia.org

Anuncios

¿Qué pasó con Vicente Vallejo?

Caribe la vi cuando salió en el cine, en el 2004. La primera impresión fue buena, por fin algo de largometraje costarricense decente. La segunda vez que la vi fue recientemente, en DVD. Me pareció mejor.
Algo de lo que nunca me había enterado es que la trama es basada en el cuento “El Solitario” de Carlos Salazar Herrera. Leí el cuento gracias a que mi papá me mandó un libro con tres cuentos, incluido ese mismo. Muy, muy bueno. Cada personaje refleja una angustia, un dilema, una pasión, un motivo… El final es anticipado al inicio del relato, más o menos como en “Crónica de una muerte anunciada,” pero la última frase deja la conclusión inconclusa, y con una dosis de maliciosa sospecha de qué fue exactamente lo que ocurrió. Eso no ocurre en la película por el contexto en el que se tiene que situar la historia, pero en fin, ambas opciones son bastante agradables.

Lean el cuento y vean la película.