I.O.U.C.R.

Recientemente salió a la luz el documental I.O.U.S.A., la cual ha recibido muy buenos comentarios por parte de la crítica.  Tiene una calificación de 92% en Rotten Tomatoes y Roger Ebert dice “…it accomplishes an amazing thing. It explains the national debt…”

No he tenido la oportunidad de verla completa, pero sí el resumen de 30 min que está más abajo.  Me llamó la atención por varias razones.

De una forma muy documentada con entrevistas, estadísticas y hechos logran comunicar de una manera relativamente sencilla un problema que agobia la economía estadounidense en la actualidad, y que engloba varios problemas específicos pero igual de graves: los estadounidenses (tanto el gobierno como el público) consumen mucho más allá de sus límites.   La preocupación va más allá de la afiliación partidaria: tanto republicanos como demócratas se manifiestan alarmados, pero ninguna persona ha asumido el liderazgo para solucionar el asunto.

Lo preocupante de una situación como estas no es solamente que una crisis severa afecte a los costarricenses, sino que los mismos síntomas respecto al consumo de la población son perceptibles en Costa Rica.   Hoy mismo indica La Nación que “el gasto en consumo final de los hogares creció en el 2007 un 6% con respecto al 2006, el mayor aumento en 10 años, según la medición que realiza el Banco Central.”  No solamente eso, sino que aún cuando el crecimiento del PIB fue 1,4% menor que en el 2006, el consumo aún así creció.  Si bien es cierto hubo un gran crecimiento en la formación bruta de capital, mucho del crecimiento en la construcción fue en viviendas, de acuerdo con el INEC.

¿Cuántas personas conocemos que empezando a trabajar compran carro nuevo?  ¿Cuánta gente tenía que dejar el carro guardado cuando la gasolina tuvo el precio más alto jamás registrado?  ¿Cuánta gente no tiene plata para salir, pero anda con un celular de $400?  ¿Cuánto tenemos ahorrados nosotros mismos?  ¿Cuánto tienen ahorrados nuestros amigos?  ¿Cuántas de esas nuevas viviendas han sido compradas con préstamos de personas que tienen el presupuesto justo para pagar la cuota?  ¿Qué pasará si la crisis se generaliza y nos afecta?  ¿Cuánta gente no compra un tele “a paguitos” porque es muy bonita la pantalla plana, pero terminan pagando el doble o hasta el triple por ella?  ¿No sería mejor ahorrar un poco y ahorrarse muchísimo dinero?  ¿Qué clase de racionalidad usan los consumidores al irse de bruces con créditos así?

La adicción al consumo que menciona el documental no es exclusiva de los estadounidenses, ha invadido nuestra sociedad costarricense.  A pesar de la desaceleración económica, la venta de automóbiles sigue igual de dinámica:  “El mercado automotriz del país mostró en el primer semestre del año 2008 un significativo crecimiento de un 25%, ligeramente menor al observado en igual lapso del año pasado (27%)”, dijo (Elvia) Campos,” nos dice nuevamente La Nación hace un par de meses.  En ese mismo artículo indica que el crédito para consumo llegó a crecer 41% interanual a marzo de este año.  ¡41%!  Las personas pidieron 41% más en préstamo para consumo.  No para construir una casa, o invertir en un negocio.  ¡PARA CONSUMIR!  Por supuesto que eso se ve bien cuando uno mira el PIB global.  La gente consume más, los negocios venden más, hay más viviendas… En fin, una maravilla.   ¿Sostenible?  Por supuesto que no.  Los negocios se relamen los bigotes con este tipo de comportamiento, pero ¿cómo es posible que la venta de vehículos y el consumo en general aumente a esos ritmos?  ¿Acaso el futuro se ve tan bien?

Queda el video como advertencia para reflexión.

Anuncios

2 comentarios

  1. Interesante el punto de vista que exponés, acuerpado a eso sumale también el último estudio que también salió publicado sobre el incremento en el nivel de endeudamiento en tarjetas de crédito, donde la deuda creció un 29% en los últimos dos años y esta representando el 80% del ingreso mensual de todos los hogares… eso salió aquí:

    http://www.nacion.com/ln_ee/2008/noviembre/21/economia1781781.html

    Lo triste de todo esto es que muchos economistas apelan a que una población que nunca ha sabido lo que es ahorrar ahorre de la noche a la mañana para evadir la crisis. A mi criterio la solución es poder generar nuevas fuentes de ingreso paralelas a los ingresos fijos de un asalariado normal… porque vamos a llegar al punto que el salario definitivamente no va a alcanzar. Y ahí si que nos va feo.

  2. Ghetus
    Ese artículo era precisamente el que quería citar, el link estaba malo dentro de lo que escribí.
    Es realmente preocupante la situación, pero sí estoy convencido que, a pesar de que no sea práctico en el corto plazo, la solución debe ser en términos de cultura de ahorro de la población. ¿Qué pasa con las fuentes de ingreso paralelas? Creo que habría aún más carros nuevos en la calle, más celulares exóticos y más gente saliendo a comer fuera. Recuerdo cuando se cumplieron los años para que le devolvieran a los ahorrantes un gran monto del dinero de los fondos de pensiones complementarias: los comercios hasta que se hacían la boca agua.
    ¡Gracias por el comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: