Dime con quien andas

La enfermedad en las cuerdas vocales del Presidente parece una alegoría de lo que ocurre en el ámbito diplomático con ciertos países. El Poder Ejecutivo se sacude cuando Chávez sale con sus locuras y cuando Fidel manda un mensaje contrariando nuestras decisiones. ¿Y qué pasa con China? Nada.

Más allá de lo terrible que es no denunciar actos que se pasean en los derechos humanos (y en el derecho a la vida especialmente), lo que más me llama la atención es la falta de consistencia de las autoridades. La situación se me asemeja preocupántemente a como manejan la diplomacia de los EEUU: si es amigo, nada pasa; si es enemigo, es un estado terrorista, miembro del eje del mal, enemigos de la democracia, enemigos de la libertad, etc. No es que no lo sean, pero hay que repartir parejo, y no selectivamente de acuerdo a intereses económicos.

¿Qué dirá entonces el gobierno de que no se permitan “protestas públicas sin previo aviso”? Acaso se va a denunciar la risible medida (“vea, Sr. Burócrata, es que queremos ir a protestar a medio día por los derechos humanos”) o más bien lo van a usar como idea: “de hoy en adelante el que proteste sin permiso, va para la cárcel.”

Ni siquiera se podría protestar contra la medida porque probablemente no les den permiso correspondiente.

Anuncios

Una respuesta

  1. … y protestar contra la protesta? 😛

    Un saludín desde tikizia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: