Ahora sí, papillo

Llegó la hora cero…
La hora de la pilsen con una boca de chicharrón, la hora de los amigos, la hora de la familia (y ahora con una nueva familia), de descansar, de reencontrarse con el pasado (y el futuro), de ver al campeón olímpico, de comer manitas con queso de la panadería, de comer paté (sí, ¡lo extraño!), de comer en “Varón’s”, de sentir ese olor que sólo tiene mi país, mi cama, mi ciudad, de sentirme “igualitico” a todos, la hora de ver a la sinfónica nuevamente, de viajar por primera vez con mi esposa a nuestro país, de ver cómo nos va en los negocios (vamos, mi negrita, vamos, para no tener que hacer de niñeros el otro año, jeje), la hora de comer carne asada a lo tico (en gallitos), la hora de un fresquito de cas, de saludar con besos, de abrazar a los amigos, de saber que todo el mundo se baña cuando sale a la calle (esperemos, pues), de ver las cacharpillas con gente hasta en las gradas, de ver rotondas con filas de varios cientos de metros, de no preocuparse de que me pasé en los minutos del celular porque al final todos valen igual, de poder ver a un carajillo y hacerle muecas sin que los padres salgan horrorizados, de que llueva como si el mundo se fuera a acabar, de comer mamón chino, mandarinas del tamaño de un puño, de una empanadita con queso y un chilero de banquete, de comer el ceviche y chicharrones de mi tata, de que mi mamá pregunte cada dos días que si tengo ropa para lavar, que lo chineen a uno, de que mi hermanillo lo despierte a uno cagado de la risa, de ver al país que votó en un referendo, de ver a los amigos con nuevos trabajos, nuevos novios, y demás, de abrirse un atuncito a las 2 am para repellar la panza, de oír todas las cosas que sólo los ticos entendemos, de chotear como locos a alguien hasta que el chiste no de para más… En fin, ya llegó el momento, finalmente.
La hora de recordarnos que lo que vale la pena en la vida no es ni la plata, ni los títulos ni nada de esas tonteras. Es la gente que lo acompaña a uno en la vida, la gente que ríe y siente con uno.

A esas cosas que de verdad valen la pena y que no siempre están junto a mí: nos vemos muy pronto.

Anuncios

2 comentarios

  1. Conso alonso q bueno q tienes este blog, la verdad hasta ahora me doy cuenta.
    Ya podemos estar todavia mas en contacto.
    Igual les deseo a los 2 un muy buen viaje de regreso a esta su casa.

  2. ACLARACIÓN:
    Primero leí el correo q me enviste a hotmail, despúes vi lo del caldo.
    Por ahí fue donde me di cuenta de su blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: