De inflación y tipo de cambio

Comentario en el foro “La Palestra Económica”Soy de la opinión que, a pesar de que el resultado de las mediciones de inflación de Costa Rica es preocupante, no es del todo malo.

Las siguientes dos son mis razones principales.

1. No somos el único país afectado por el shock internacional de los últimos dos años. Ni siquiera podríamos decir que, en términos relativos a los años previos, somos el país más afectado. La siguiente tabla puede ser de utilidad para comprender el argumento:

Si se observa con detenimiento, El Salvador ha más que duplicado su inflación con respecto a 2003. Ni siquiera la dolarización ha permitido mantener niveles bajos de crecimiento de sus precios internos.

2. La inflación en términos de dólares es controlada. Si “dolarizáramos” nuestra inflación (esto es, convertir los cambios en nuestra inflación interna con las variaciones en el tipo de cambio nominal) descubriríamos que nuestra propia inflación no se aleja mucho de la inflación estadounidense. Más bien, sigue con bastante exactitud (por supuesto, con rezago), el sendero que tiene la inflación estadounidense. Por otra parte, si realizáramos este mismo ejercicio para otros países, el resultado sería sorprendente. Por ejemplo, la inflación brasileña dolarizada ronda el 35% anual, la chilena el 20% anual y la mexicana superior al 10% anual. Si nos remitiéramos solamente al resultado inflacionario, los resultados para Costa Rica no serían nada alentadores. Pero si consideramos la apreciación real que han tenido monedas como las sudamericanas, encontraríamos que el resultado es muy diferente. La pregunta en este caso sería si preferimos nuestra situación actual (una inflación EN COLONES alta) a la entrada de capital especulativo a nuestras economías (el causante de la apreciación de las monedas de estos países). A mi no me agrada la inflación, pero ciertamente este tipo de ingresos de capital no son nada deseables por la volatilidad que le añaden a la economía.

Finalmente, quisiera dejar algunos puntos claros. No estoy defendiendo que sigamos con los niveles inflacionarios que enfrentamos actualmente. Sin duda nos enfrentamos a una situación bastante difícil, especialmente en cuanto a la disminución del ingreso real de las personas. Es más que obvio que el ingreso de las familias se ha estancado y que el efecto es aún peor sobre las familias con menos recursos. Tampoco creo que el sistema de minidevaluaciones deba seguir operando durante mucho tiempo, y más bien se debe promover un cambio gradual hacia la flexibilización cambiaria. Esto permitiría aplicar la política monetaria de manera más efectiva (con niveles de inflación bajos) y, además, ahorrarnos sustos como los de inicios de este año al ingresar cerca de 200 millones de dólares de capital especulativo a nuestro país (gracias a la subida de tasas de interés).

Con lo que definitivamente no estoy de acuerdo es con llamar el resultado inflacionario de Costa Rica malo sin hacer ninguna salvedad. Ciertamente no es el mejor, pero si realizamos un tipo de “benchmark,” nuestra economía no parece estar en estado crítico. Eso sí, acerca de las reformas: para luego es tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: